Biografía

BIOGRAFÍA

Ernesto Samper Pizano

 

En el 2014 fue elegido secretario general de UNASUR, cargo que desempeñó hasta 2017. En la actualidad lidera la construcción de una agenda de integración iberoamericana a través de la Corporación Escenarios y se ocupa de aspectos relacionados con los derechos humanos, el derecho internacional humanitario y la paz en Colombia a través de la Corporación Vivamos Humanos.

Antes de la presidencia

Formación y trayectoria

Nacido en el seno de una prestigiosa familia, Ernesto Samper debió sin embargo realizar diversos trabajos para costearse los estudios. Fue el alumno más popular y mejor calificado de su promoción en el Gimnasio Moderno. Tras graduarse de bachiller, cursó estudios, becado, de economía y derecho en la Pontificia Universidad Javeriana. Se especializó en mercado de capitales, para dedicarse luego a la actividad académica en universidades nacionales y extranjeras. Después de trabajar en el Banco de Colombia, ocupó la presidencia de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF) Actuó asimismo en diversos organismos financieros y ha sido profesor de prestigiosas universidades como la Universidad Javeriana en Colombia y la Universidad de Salamanca en España.

Carrera política

En 1981, como coordinador de la campaña presidencial de Alfonso López Michelsen, inició su carrera política, en la que conoció éxitos y fracasos. Dos años después ocupó la secretaría general del Partido Liberal y Belisario Betancur lo nombró embajador extraordinario ante la Asamblea de las Naciones Unidas, en Nueva York. Cuando regresó al país, fundó y dirigió el Instituto de Estudios Liberales, órgano de pensamiento del Partido Liberal Colombiano. En 1984 fue elegido concejal de Bogotá y diputado por el departamento de Cundinamarca. En 1986 fue elegido senador de la República. Un año más tarde el partido liberal lo eligió presidente de la Dirección Nacional. La violenc ia no le fue ajena ni lo detuvo en su carrera política: en un atentado de las organizaciones terroristas del narcotráfico, perpetra do en 1989, su vida se salvó milagrosamente gracias a la intervención de su esposa, Jacquin Strouss Lucena. Después de una penosa recuperación, que duró varios meses, se reintegró a la actividad política. Durante el gobierno de César Gaviria actuó como ministro de Desarrollo Económico y embajador de Colombia ante España. A lo largo de su carrera y de su movimiento el Poder Popular colocó un acento particular en los temas sociales, la paz y el respeto de los derechos humanos.

1982 - 1986

Concejo

Desde el Concejo de Bogotá trabajó en proyectos de acuerdo para la reglamentación de las ventas ambulantes. Samper también asumió la defensa de los pequeños y medianos propietarios y se abanderó de la protección de los derechos de los usuarios de servicios públicos. En su labor como concejal abogó por la construcción del metro de Bogotá, obra que también respaldó siendo presidente, cuando firmó un acuerdo de voluntades con el entonces alcalde Enrique Peñalosa, en el que la Nación se comprometía a financiar el 70% de la primera fase de la obra. Aunque el dinero fue desembolsado, la obra del metro no inició porque el alcalde decidió destinar los recursos a Transmilenio.

1982 - 1984

Asamblea

Durante su paso por la Asamblea de Cundinamarca trabajó por mejorar las relaciones entre Bogotá y Cundinamarca, abogó por los derechos de los campesinos y por la salvación del río Bogotá.

BIOGRAFÍA

Presidencia de Colombia

La administración de Ernesto Samper Pizano se propuso enfocarse en cuatro temas fundamentales: la búsqueda de una salida política al conflicto armado, la lucha contra el narcotráfico, la preservación de los derechos humanos y el respeto del Derecho Internacional Humanitario. En lo económico, buscó mejorar las condiciones de competitividad y to mó medidas para mitigar el impacto de la apertura económica, iniciada por el gobierno anterior . Durante su gobierno se le dio un papel fundamental a la cultura, por lo que se creó el Ministerio de Cultura.

En su administración se restableció la extradición de colombianos al exterior, después de que en la Constitución de 1991, y por presiones de los narcotraficantes liderados por Pablo Escobar, había quedado tajantemente prohibida. Así mismo, durante su gobierno, Colombia presidió el Movimiento de países No Alineados, que defendió el multilateralismo y un nuevo sistema de Naciones Unidas más acorde con los intereses de los países en desarrollo del Sur. Fortaleció la integración regional renovando la Comunidad Andina.

 

Presidencia de Colombia

Plan de gobierno

El Salto Social fue la bandera con la que Ernesto Samper Pizano llegó a la presidencia en 1994 y ese fue el nombre del Plan de Desarrollo que su gobierno presentó para el cuatrienio, a través del cual se duplicó la inversión social como parte del PIB, con lo cual se pudieron crear programas de alto contenido social que se explicarán con mayor detalle en los siguientes apartes:

El tiempo de la gente

El compromiso de articular los proyectos del gobierno alrededor de la inversión social se denominó “El tiempo de la gente”. Con estas políticas se buscó focalizar la atención en materia social en quienes más la necesitaban. Esto se logró a través de una estructura administrativa que atendía a las necesidades de cada región.

Política agraria

Lanzo una política de modernización del sector agrícola. Esta política otorgó protección al sector a través de transferencia de tecnología, apertura de canales de comercialización, políticas para la absorción de cosechas nacionales, fortalecimiento de cadenas agroindustriales y financiación de proyectos de riego. La Caja Agraria se transformó y pudo así subsidiar vivienda y otras necesidades de las comunidades campesinas.

Esfuerzos alrededor de la paz

En su gobierno se preparó un proyecto de ley de orden público, que reconoció el carácter político de la subversión armada y que planteó una hoja de ruta para negociar la salida armada del conflicto colombiano. Dicha ley se convertiría en un instrumento fundame ntal para lograr el acercamiento que finalmente llevó a las partes a negociar en La Habana con el gobierno de Juan Manuel Santos. Así mismo, se establecieron la figura del Alto Comisionado para la Paz y la Oficina de Representación de la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Ministerio de Cultura

El Ministerio de Cultura nació como una herramienta de paz, con la que se buscaba resaltar y celebrar las diferencias entre todos los colombianos. El Ministerio se encargó de recoger los intereses de las comunidades, los artistas, las regiones, los productores de bienes culturales, las expresiones de folclore, creatividad y talento. Con el fin de llevar esas políticas a todo el país, el gobierno de Samper inició la creación de Casas de la Cultura en todas las regiones y se brindó apoyo a los trabajadores de la cultura.

Los derechos humanos

Solicitó formalmente a las Naciones Unidas que se abriera una oficina de Derechos Humanos en Colombia, con el fin de que acompañara al gobierno en la implementación de una política integral de defensa de los derechos humanos. Con ese mismo ánimo, Colombia suscribió y aprobó los Protocolos I y II, que desarrollaban la Convención de Ginebra, y suscribió la Convención de Ottawa sobre minas antipersonales. Durante el gobierno de Samper se reconoció por primera vez la comisión de violaciones de los derechos humanos por parte de agentes del Estado y se sancionó una ley que ordenaba la indemnización moral y material para las víctimas de sucesos de esa índole.

Modernización de las Fuerzas Armadas

A través de los llamados “bonos de seguridad”, y con la ayuda de los empresarios, el gobierno de Samper logró recaudar fondos para la modernización de las Fuerzas Armadas. La modernización no solo se vio reflejada en equipos, sino en la profesionalización de los soldados y la aplicación de protocolos para garantizar transparencia y respeto al Derecho Internacional Humanitario por parte de las Fuerzas Armadas. Así mismo se incorporó la cátedra de derechos humanos en los programas educativos de todas las escuelas militares del país. Durante la administración de Ernesto Samper Pizano se aprobó un nuevo Código Penal Militar, que hizo una distinción clara entre los delitos de conocimiento de la justicia penal militar y los conocidos por la justicia ordinaria. Se tomaron medidas para salvar al Hospital Militar.

Política económica

El gobierno de Samper rescató lo positivo de la política de apertura económica de César Gaviria y realizó ajustes en términos de gradualidad, impacto sectorial. Dichos ajustes a la política económica se concertaron a través del diálogo social. El gasto estatal se redujo en el gobierno central, mientras que aumentó e n las regiones como consecuencia de tod as las políticas sociales descentralizadas que fueron adoptadas. Como resultado de las nuevas propuestas en materia de competitividad, 1996 fue el año con mayor inversión extranjera directa del que se tuviera registro.

Competitividad

Para el gobierno fue una prioridad establecer una política de fomento de la producción, que atendiera a las necesidades específicas de cada sector económico. A pocos días de instalarse el gobierno, se creó el Consejo Nacional de Competitividad, que desarrolló la política de selectividad. Tecnología, infraestructura, productividad y capacitación para el trabajo fueron protagonistas. Se crearon comités asesores de competitividad que definieron acuerdos que atendían a las condiciones de cada sector.

Secretario General de UNASUR

Durante su periodo como Secretario General de UNASUR entre agosto de 2014 y enero de 2017, sus iniciativas se canalizaron en tres agendas; una social que consistía en la inclusión efectiva, una económica que promovió la cadenas sociales de valor para fortalecer la competitividad, al tiempo que se preservaban condiciones de equilibrio en todos los eslabones del esquema productivo; y una política que se concretó en acciones destinadas a la defensa de la democracia y al mantenimiento de un espacio de concertación política. Esto último fue vital en medio de crisis inevitables, pero cuyos efectos fueron menguados o estas fueron resueltas en el marco del bloque suramericano. Bajo su liderazgo se impulsó el Banco de Precios de Medicamentos en el seno del Instituto Suramericano de Gobierno en Salud (ISAGS) que, desde entonces, ha logrado frenar los abusos de algunos laboratorios que, apoyados en la inelasticidad limitaban el derecho a la salud de los suramericanos. En su mandato, el Consejo Suramericano de Infraestructura y Planeamiento (COSIPLAN) avanzó en ocho proyectos prioritarios de infraestructura con la potencialidad de cambiar las condiciones de competitividad y desarrollo de zonas clave. En cultura se concretó una Bienal Internacional de Arte en Buenas Aires y se apoyó la serie de documentales Expreso Sur.

En unos de los aspectos más sensibles de la cooperación regional, la seguridad, se creó la Escuela Suramericana de Defensa (ESUDE) para controvertir las doctrinas anacrónicas propias de la guerra fría y avanzar en ideas que reflejaran el carácter pacífico suramericano. Y bajo su mandato como secretario general, Suramérica dio un paso considerable para lograr una posición concertada frente al problema mundial de las drogas. Este asomo de consenso se expresó en la sesión especial de la Asamblea General de Naciones Unidas dedicada al tema (UNGASS 2016). 

Dichos avances se completaron con dos proyectos emblemáticos: la ciudadanía regional y la convergencia. El primero apuntaba a la titularidad y goce de derechos de todos los suramericanos para que en los doce países tuvieran las mismas garantías que en sus respectivos Estados. Se trababa de elevar al plano regional, una ciudadanía que no podría restringirse a los límites entre naciones. Y, habida cuenta de la profusión de organismos regionales, la convergencia, insistía en la suma de esfuerzos, la eliminación de las duplicidades y el fortalecimiento de capacidades de cada uno. Unasur fue el escenario por excelencia de las negociaciones para avanzar en materia de convergencia entre la CAN, la Aladi, el Mercosur, el Alba, la OCTA y la Alianza del Pacífico. 

El paso de Ernesto Samper Pizano por la Secretaría General significó avances sustanciales en la regionalización y niveles de concertación política que en el pasado reciente la región no conocía.  

 

Después de la presidencia

En 2001, el expresidente Ernesto Samper Pizano decidió seguir trabajando por la salida negociada del conflicto, la paz y los derechos humanos en Colombia, por esa razón fundó la Corporación Vivamos Humanos.

Como fundador y presidente honorario de Vivamos Humanos, ha impulsado iniciativas que incidan en la aplicación de derecho internacional humanitario, la garantía de los derechos humanos y la construcción de paz desde los territorios.

Junto con el expresidente Alfonso López Michelsen, lideró la coordinadora humanitaria con el fin de lograr un acuerdo humanitario para liberar secuestrados y salvar vidas.

Desde 2013 es garante de varios espacios de interlocución de acuerdos sociales, liderados por comunidades que luchan por la garantía de sus derechos. Con el fin de cumplir con su rol de garante de una forma efectiva ha diseñado deacuerdo.co, una herramienta de negociación social.

Por medio de Vivamos Humanos lideró la participación de las víctimas del conflicto en la mesa de negociación de La Habana, entre el gobierno nacional y la antigua guerrilla de las Farc.

Por medio de la entrega anual del premio Alfonso López Michelsen ha logrado visibilizar a líderes y lideresas que trabajan arduamente por la construcción de paz, los derechos humanos y la reconciliación en el país.

Tiene un contacto permanente con jóvenes y líderes sociales a través de los Café paz y medio ambiente. Desde ahí construyen colectivamente respuestas a los retos de la implementación del acuerdo de paz y el manejo de la emergencia climática.

Convencido de que el pilar fundamental de la justicia transicional y la paz es la verdad, está haciendo sus contribuciones a la misma, en la Comisión de la Verdad. Es el único expresidente del mundo que ha participado voluntariamente en un proceso como este. Espera además que sus colegas se animen y también hagan su aporte al proceso que vive Colombia.

Ha insistido en que las conversaciones con el ELN deben seguir para lograr la salida negociada, política y definitiva del conflicto armado. Por esa razón o como contribución a este proceso desde 2017, ha liderado las mesas humanitarias y de construcción de paz en el Catatumbo y el Pacífico Nariñense. En estos espacios se consolidan alivios humanitarios de corto, mediano y largo plazo para implementar en el territorio, mientras se consigue firmar la paz con esta guerrilla.

En la actualidad

Samper actualmente lidera la construcción de una nueva agenda latinoamericana a través de su Corporación Escenarios y se ocupa de temas relacionados con los derechos humanos en Colombia a través de la Corporación Vivamos Humanos, que también preside. Hace parte de los fundadores del Grupo de Puebla, que es un foro político y académico integrado por líderes progresistas de América Latina. El objetivo principal del Grupo de Puebla es articular ideas, modelos productivos, programas de desarrollo y políticas de Estado de carácter progresista. Allí Samper comparte espacio con líderes como Alberto Fernández, Dilma Roussef, Luiz Inácio Lula da Silva, Leonel Fernández. José Miguel Insulza, Rafael Correa y Clara López Obregón.

Obra literaria

● Ensayos sobre el desarrollo (ANIF, 1977)
● Para quién fue la bonanza cafetera (Ediciones Tercer Mundo, 1978)
● Colombia sale adelante! (E.C.M. Impresores, 1989)
● Hacia un modelo alternativo de desarrollo (Presidencia de la República de Colombia,
1990)
● Apertura & modernización (1992)
● Hacia la segunda fase de la apertura. (Imprenta Nacional de Colombia, 1994)

● 100 días del salto social (Imprenta Nacional de Colombia, 1994)
● Una nueva política por la vida (Presidencia de la República, 1994)
● The time of the people (Imprenta Nacional de Colombia, 1994)
● El tiempo de la gente (Imprenta Nacional de Colombia, 1994)
● La cultura, tarea colectiva (Presidencia de la República, 1995)
● Colombia en Alemania. (Colombia Política Internacional, 1996)

● Apertura & modernización. (1998)
● Por los derechos de la gente. (Centro de Información Colombia CIC, 1998)
● Escritos. (Presidencia de la República de Colombia, 1998)
● Escritos (Presidencia de la República de Colombia, 1998)
● Aquí estoy y aquí me quedo (El Ancora, 2000)
● El salto global: Retos de América Latina frente a la globalización (Taurus 2004)
● Drogas: prohibición o legalización. Una nueva propuesta (Debate, 2013)