Comentario a la novela de León Valencia, La sombra del presidente