De la integración a la convergencia, una oportunidad irrepetible para América Latina