El libro de Santos: algunas lagunas