La inexplicable intromisión en la política ecuatoriana