La renta básica: una propuesta progresista