Las víctimas son la coraza moral de la JEP y la Comisión de la Verdad