Nueve violaciones al debido proceso en contra de Lula, que demuestran que es un preso político y que, por tanto, debe ser liberado de manera inmediata