Perfidia: La importancia de respetar las conversaciones de paz